Portada: Mariposas del Amazonas

Escribo este post desde el mismísimo río Amazonas. Suena grandilocuente y, quizás, hasta algo presumido. Pero no, es la verdad, figuro en un barco llamado Novo Antonio Cesar en medio de la selva del norte de Brasil y ahora resuena el motor eléctrico que nos provee de electricidad por un par de horas, la cual me permite escribir. Hoy no tenemos señal (para ser ciertos no he tenido señal de celular en todo el día) de wifi y el ruido ensordecedor apenas me deja hilar ideas.  Suena poco glamoroso y de cierto modo lo es, es un barco – casa flotante, ya todos duermen y yo trato de avanzar en el “trabajo de oficina”.  Estoy tostada, embetunada de repelente para mosquitos (y cuanto bicho extraño se les pueda ocurrir) y algo cansada. Mi día partió a las 4.20 hrs y no he parado, hasta ahora. Da la sensación de que fuera más tarde, pero la verdad es que son recién las 21.05 hrs, los días pasan distinto en este lugar. ¿Qué hago acá? Como ya saben, en la agencia llevamos trabajos vinculados al deporte y, por gusto de quien escribe, en particular relacionados a la aventura o a lo outdoors (como les gusta llamarle).  En esa línea conocí a Rubén López, un empresario español que por estos días realiza una serie de retos extremos con el fin de reunir fondos que entrega a distintas causas por medio de la Foundation Invencible (de la cual es CEO y creó hace tres años).

Supe de él en septiembre cuando corrió en solitario un total de 280 kilómetros en mi amado Desierto de Atacama, en esa ocasión apoyamos para que su travesía tuviera cobertura una vez realizada. De ahí quedamos en contacto y hace unos días me ofreció acompañarlo en una nueva aventura (hará un total de nueve en un año y Amazonas es el quinto), esta vez recorrería en seis días el Río Amazonas, 350 kilómetros remando en una simple “canoa autóctona”.  La verdad, venirme fue de un día para otro, me gustan estas cosas y su único pedido era gestionar prensa en seis países y que su causa se haga lo más conocida posible.  Y en eso estamos.

Ya les narraré en otro post qué ha sido la experiencia, cómo es Rubén y los resultados de nuestra gestión. Por ahora, toda esta introducción es para contarles sobre la nueva portada del sitio de Creamos Comunicación. Imagino que se han fijado que en el isotipo del logo de la agencia hay una mariposa (icónicamente hablando), la cual va por una razón (sí, me gusta que todo tenga un por qué o un para qué) y es el gusto que tengo por las mariposas y, en particular, por las blancas. Además de tener un significado conocido (pasar de libélula a mariposa, generalmente, se relaciona con el valor de transformación, etc.), en mi vida es significativa pues me recuerda a mi madre (quien antes de morir nos dijo a mis hermanos y a mí que cada vez que sintiéramos que la necesitábamos, ella siempre aparecería en forma de mariposa blanca).  En fin, para mi sorpresa (y total ignorancia) el Amazonas está lleno de mariposas blancas (en su mayoría). Cuando digo lleno, es lleno. Uno va navegando y se cruzan cientos (no exagero), en su mayoría muy grandes. Ah, olvide decirles que cuando aparece una mariposa blanca en mi día, siempre pienso que es una buena señal. En mi cabeza resuena, todo estará bien y, al unísono, agradezco a la vida. Bueno, nada al azar. Este viaje fue inesperado, pero no casual. Como las mariposas blancas en mi vida.

About the author: Ale O

Socia Directora, amante del deporte y los viajes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.