Razones por las que amo el reggaeton

Sí, me gusta el reggaeton. Parto diciendo que de verdad no me molesta asumir mi gusto por el reggueton. Tengo buenas razones para hacerlo y, trataré, de explicarlas en una serie de post que estoy preparando. Pero no siempre fue así, reconozco que fui “de esos” que miraban con desdén el género. Me era indiferente, hasta que en un estado de aburrimiento vi la presentación de Daddy Yankee en el Festival de Viña y me sorprendí, sí y no por el contenido de sus letras o la voz del cantante, si no del significado de “show” del mismo, lo que incluía manejo escénico, cercanía con el público, en definitiva, un espectáculo. Ese fue mi primer acercamiento y, como casi todo en la vida, lo comencé a investigar. Fui poco a poco dándome cuenta el trabajo estratégico que hay tras cada “artista del género”, cada uno en mayor o menor medida es un vivo ejemplo de un trabajo constante de posicionamiento de marca, vínculo directo con los clientes, storytelling, manejo de la novedad, estrategia de colaboración y un acabado modelo de marketing de espectáculo.

Partamos por el posicionamiento de marca, primero debo decir que hay un trabajo constante y metódico tras los referentes del reggaeton, a diario comunican sus atributos y diferenciación a su audiencia, el modo directo; las redes sociales. No sólo difunden sus nuevos temas, si no que van contando a diario lo que es y pasa en su vida, estableciendo cuál “es su mundo, lo que les gusta y apasiona”, son abiertos en transmitir “sus valores”, esos que rigen su forma, estilo y son la base de su “historia”.

Esta cercanía, este relato constante (storytelling) y definido hace que la audiencia (fan) se sienta “identificado”, más que su música es lo que “representa” lo que lo hace cercano y,  a su vez, consumir su música; por ejemplo, J Balvin centra su relato en la “buena vibra” y el «cumplir sueños», es directo, apoya al resto y cuando “algo no le gusta” lo informa y comenta a su fans, tiene un discurso firme respecto a Pablo Escobar, es más hace unos meses manifestó la critica a los reguetoneros que le cantan al narcotráfico y la violencia. Ahora, también, es base central del “movimiento”, ha utilizado toda plataforma (redes sociales, medios y al recibir el trofeo al mejor álbum de música urbana en el Grammy Latino) para hablar del género urbano y su importancia en la industria de la música. Es más, ahora como ícono de su causa está “reggaeton”, uno de sus últimos sencillos donde pone una punzante frase “Dios bendiga el reggaeton, Amén”. Notable.

Otro relato importante es ser un ícono de “cumplir sueños” o la “reinvención”, el artífice en esta línea es Nicky Jam, quien incluso ahora es protagonista de una serie con su historia en Netflix llamada “Nicky Jam, el ganador«. En un total de 13 capítulos relata en primera persona sus vivencias, su caída producto de la adicción a las drogas (el alcohol y el sexo diría yo) y su nuevo ascenso, cuan fénix. Sí, vi la serie completa y más allá de su historia, me llamó la atención su relación con Juan Diego Medina (quien ha sido elegido en segundo año consecutivo como uno de los empresarios más influyentes en la industria musical), gerente general de la Industria Inc. (dedicaré un post a esto), la visión sobre el marketing y el uso de las redes sociales para “vender”.

Finalizaré este “primer post” (para no latear con un escrito tan largo) hablando de lo que para mí es la base de todo: la colaboración.  Las “colaboraciones musicales” se han transformado en un fenómeno que suma millones de reproducciones, más que el dinero que esto implica, es una “filosofía colaborativa”, donde no solo permite “sacar nuevos temas” cada semana, si no que hacen difusión conjunta, cooperan con las “novedades del otro” y, cuando hay un tema “exitoso”, se hace un llamado “remix” (ya armaré otro post con eso).  Bien lo dijo Xavi Martínez, director y presentador de Lo+40: “está claro que los artistas han entendido que la unión hace la fuerza”.

About the author: Ale O

Socia Directora, amante del deporte y los viajes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.